02 abril 2019

72 expresiones con alimentos en español

Ya tenía ganas de escribir una entrada en colaboración con Gastroasuntos, mi otro blog. Ese blog se ocupa de una de mis grandes aficiones --la gastronomía en todas sus vertientes-- y en agosto pasado cumplió tres años de vida. Me gusta escribir sobre todo acerca de los restaurantes que visito, a modo de recuerdo y recomendaciones para los amigos, pero también de cualquier aspecto relacionado con la gastronomía, como el cine, la literatura o el arte.


A medida que escribo esta entrada doble --porque lo estoy haciendo simultáneamente para los dos blogs-- me acuerdo de una carta (¡sí, una carta!) que me envió mi amigo Ricky y su entonces novia y actual mujer, Ana, en la que cada uno escribía un renglón de la carta (os podéis imaginar que tras pillar de qué iba el rollo, su lectura no fue sencilla... pero sí divertida) y el final --los últimos renglones-- solo se diferenciaban porque él me decía que si al terminar la lectura de la carta se me caían los ojos, que los guardara en una cajita con un lazo verde mientras ella me aconsejaba lo mismo pero con un lazo rojo. De este modo concibo --y me divierto haciéndolo, lo confieso-- este doble post, que son diferentes pero iguales.

En este artículo he recogido 72 expresiones en español con un elemento común: la comida, bien sea un alimento o un plato, dejando a un lado las que utilizan objetos de la cocina como "tener la sartén por el mango" o "donde tengas la olla no metas la..." Para los profesores y estudiantes de español es interesante ver hasta qué punto es importante para nuestra cultura y cómo se utilizan estos alimentos de distinto modo: por su tamaño o valor, por sus propiedades o cualidades, como comparaciones, con valor metafórico o con algún trasfondo cultural y/o histórico.



Podéis hacer clic sobre las imágenes para verlas de mayor tamaño. ¿Sabéis el significado de todas? ¿Y su origen? Esperamos que os guste y pueda servir para un rato de entretenimiento.

24 febrero 2019

Los emojis: uso didáctico del código más millenial

Tal día como hoy hace diez años nació Whtasapp, una herramienta que se ha hecho absolutamente imprescindible en la actualidad que, además de facilitarnos --o complicarnos-- la vida ayudándonos a comunicarnos más rápidamente y de modo gratuito con los demás: por medio de mensajes privados, grupos, listas de difusión, fotos, vídeos, etc. ha incorporado los emojis a nuestra forma de comunicarnos de tal modo que hemos naturalizado una serie de símbolos para transmitir información que han roto las barreras de los idiomas y las culturas.


Decimos que sí con la mano con el pulgar arriba; expresamos complicidad con la carita guiñando; confesamos nuestro lado malo con el demonio morado; deseamos suerte con el trébol con con la mano con los dedos cruzados; nos despedimos enviando corazones o caritas con besos; y así hasta el infinito (y más allá). Ojo, y estos emojis han superado la frontera del Whtasapp llegando a todas las redes sociales y documentos gracias a su integración en los teclados de teléfonos móviles y en aplicaciones como Google Drive.

Todo esto nos lleva a pensar en las posibilidades que tienen estos iconos en nuestras clases, como forma de dinamizarlas, como herramienta para motivar y enganchar a los alumnos más jóvenes y como medio de comunicación que va asociado a un léxico, a unas funciones comunicativas, a unos sentimientos... y que, por supuesto, se asocia con la creatividad.

010 Los refranes
Durante un tiempo circularon estos refranes expresados con emojis que, como divertidas adivinanzas nos mantenían entretenidos durante un tiempo. En nuestras clases de ELE es casi imposible llevar estos refranes icónicos pero sí que podemos usar esa misma idea a la hora de crear mensajes secretos y de dar pistas en un juego de situación.


020 Me presento
Una divertida y original de utilizar estos emojis puede ser utilizarlos para presentarnos el primer día de clase (desde A1 y válido para cualquier nivel). Recordemos que no es necesario utilizar la aplicación WhatsApp ya que hay muchas páginas web de donde podemos copiar los pequeños iconos y pegarlos en un documento. Por ejemplo, más abajo he creado mi posible presentación: soy profesor de español, soy simpático y, a veces, un poco loco. Soy Tauro. Me gusta viajar, el baloncesto y la gastronomía. Escribo dos blogs y me encanta leer.


030 Sentimientos y emociones
Con los emojis que hacen referencia a los sentimientos y las emociones --por cierto, podemos comenzar descifrando cada imagen con su sentimiento-- podríamos pedir a los alumnos (estamos en el nivel B1) que asociaran los sentimientos que les despierten cada una de las imágenes que proyectemos o que les presentemos del modo que sea y, posteriormente, pedirles que utilicen las estructuras adecuadas con infinitivo o subjuntivo.


040 Preguntas y respuestas
A la hora de poner en práctica las preguntas y respuestas, podríamos preparar una actividad en la cual los alumnos deban construir la pregunta. Algo parecido a lo siguiente, para un nivel A1 (¿A que se dedica?; ¿de dónde eres?; ¿Cuántos hijos tienes?; ¿Cuál es tu deporte preferido?:


050 Mi último viaje
¿Y si pedimos a los alumnos nos cuenten su último viaje, combinando texto con emojis? Los estudiantes deberán usar, por ejemplo, un mínimo de 6 y un máximo de 10 imágenes con las que complementar el texto (de comidas, de medios de transporte, de emociones, de banderas...)

03 enero 2019

Plantillas para fomentar la interacción en Instagram

Sí, soy consciente de que últimamente parece que me ha dado por Instagram pero la realidad es... vale, sí, me ha dado por esta red social. Ya he hablado del potencial pedagógico de la opción de las stories e impartí un taller didáctico inspirado en las ilustraciones gastronómicas de Diego Cusano, a quien conocí gracias a su perfil en Instagram. Mi último descubrimiento ha sido el perfil de Manu Montoya (850k seguidores) que, entre otras cosas, comparte plantillas para fomentar el intercambio de ideas que se hacen virales.

Prácticamente todos vosotros conoceréis a Ana Gómez, atora del blog de Lápiz de ELE, que entre otros materiales, comparte fichas descargables para fomentar la expresión e interacción orales en nuestras clases y, en esa línea, encontramos las plantillas de Manu Montoya en su perfil. Comparto algunas de sus plantillas que podéis descargar, como he hecho yo, en las historias destacadas de su perfil: @plantillasco

La idea, que no lo he contado, es muy sencilla: compartimos la plantilla con nuestros alumnos (en clase o como deberes). Los alumnos solo tienen que descargarla en su teléfono móvil y subirla a su las historias de su perfil y responder a cada pregunta en el espacio dejado para tal fin. Les pediremos que, al compartirlo, nos mencionen a nosotros y/o a los compañeros, para comentarlo.

50 preguntas sobre mí
Me parece un cuestionario un tanto largo pero, por supuesto, no tenemos que hacerlo todo en el mismo momento. Creo que puede ser adecuado para cursos de conversación a partir de nivel B1, ya que favorece la interacción y permite una interacción oral (y social) informal y con múltiples temas. También podríamos proponer que cada alumno respondiera a 5 o a 10 preguntas, las que más les llamen la atención o las que les parezcan más divertidas.


Cosas que hice este 2018
Esta plantilla viene al pelo para este momento del año, ahora que volvemos a clase tras las vacaciones de Navidad y que estamos estrenando año, podemos aprovechar para hacer un repaso a lo hecho el año pasado y, por supuesto, aprovechamos para refrescar el pretérito perfecto simple y, probablemente, también nos dé pie para el imperfecto.


This or that
Esta es otra de esas plantillas que pensamos que pueden dar mucho juego a la hora de dar pie a un debate, a expresar gustos y preferencias, a dar opiniones y refutarlas. Idóneo a partir de un B1, podemos enviar esta ficha por la tarde para que la completen y publiquen y, en clase, al día siguiente, busquen a al compañero con el que comparten más respuestas y comentarlo.


Para conocernos
Las siguientes son plantillas (cuestionarios) que permiten "profundizar" en diversos aspectos personales: las aplicaciones que uso, hábitos y costumbres, miedos, etc. que pueden ser interesantes para cuando el grupo ya está hecho más que para un grupo nuevo, ya que puede ser un tanto intrusiva para los primeros días o entre personas que no se conocen.


Mis gustos
Sobre gustos también tenemos plantillas: libros, películas, series, etc. que pueden ser muy útiles.


Pregunta tú
El último paso en esto de las plantillas son estas "mudas" en la que se invita al usuario --es decir, a nuestro alumno-- que la complete y, si quiere, que la envíe a quien quiera.


Espero que haya despertado la curiosidad y el interés por usar estas ideas en clase. Y, por supuesto, siempre tenemos la opción de crear nuestras propias plantillas para los objetivos que más nos interesen. Pensamos que puede ser una buena forma de dinamizar la clase, de sorprender a los alumnos y de conseguir que se impliquen en un contexto familiar para ellos.

30 septiembre 2018

El aula, un tablero gigante y flexible

He compartido en este mismo blog algunos juegos de tablero diseñados para la clase de ELE como el Juego de la oca de las preposiciones o el Quién es quién con referentes culturales hispanos. En esta ocasión, la propuesta es convertir nuestras aulas en tableros, de un modo sencillísimo y, lo que es más importante, muy flexible.

Más abajo tenéis 40 casillas listas para que hagáis clic sobre cada una y las abráis en mayor tamaño y las descarguéis. Después, ya las tendréis disponibles para ser impresas, plastificadas y colocadas en el suelo de nuestra clase (o de cualquier zona común del centro, espacio exterior o donde queráis). También necesitaréis un dado: podéis usar estos dados virtuales proyectados. Cuando les echéis un vistazo descubriréis algunas cosas:

  • Las casillas no están numeradas, de modo que podéis colocarlas en el orden que queráis y que podáis utilizar las casillas que más os interesen en función del espacio, el número de alumnos y los contenidos.
  • El diseño es muy simple, a fin de que podáis aumentar el juego con la elaboración de tantas casillas nuevas que os interesen o necesitéis.
  • Cada casilla propone al alumno que caiga en ella que hable de algún aspecto relacionado con su vida, sus intereses, sus aficiones, sus experiencias, sus deseos o sus conocimientos.  
  • Hay casillas pensadas para dar sentido de juego al mismo: casillas de inicio y final, casillas de tirar el dado de nuevo y la casilla de castigo que hace que el alumno tenga que volver al comienzo del juego.