11 agosto 2008

Juegos Olímpicos y choque cultural

Era prácticamente obligado incluir un post sobre los Juegos Olímpicos por ello de tener el blog al actualizado... y hace unos minutos me he encontrado en el MSN Messenger a una ex alumna, ex compañera de trabajo y amiga sueca y así, hablando, hablando, hemos retomado una apuesta que hicimos durante los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Después de unas risas recordando los buenos tiempos he vuelto a aceptar aun a sabiendas de que voy a perder... y no por pesimista sino porque en la ley está la trampa... os cuento cómo surgió esta historia.
La cosa era bien sencilla (¿quién no lo ha hecho alguna vez?): nos apostamos una cerveza a ver quién gana más medallas en las Olimpiadas, ¿Suecia o España? Y yo, que soy de vicio fácil, me lancé de cabeza: "¡Perfecto!" -exclamé.
Pero, claro, inocente de mí (y tal vez, no voy a negarlo, cegado por el jugoso premio que veía tan cercano), no leí la letra pequeña que mi amiga Johanna me expuso con una naturalidad tal que no pude decirle que me la estabo colando: después de gritar en tono fa menor ese "¡perfecto!" tan perfecto, mi amiga se descolgó con una pregunta que me hizo correr un sudor frío por todo el cuerpo:

- ¿Cuántos habitantes hay en España?
- Mierda -pensé. Unos cuarenta millones -dije.
- Bueno, pues entonces dividimos cada medalla de España entre cuatro porque en Suecia hay nueve millones.
Tragué saliva, hice cálculos mentales... y pensé poner el euro cincuenta sobre la mesa. No obstante, debo decir que no tiré la toalla a pesar de la injusticia.
Al final (supongo que queréis saberlo), España ganó 19 metales por 7 de Suecia. Claro, en proporción al número de habitantes, el resultado fue algo así como 5 a 7 en mi contra...

Reflexión. Es un buen ejemplo de choque cultural, ¿no creéis? Luego, pensando un poco, analicé que si lían la que lían para pagar una cena, ¿no van a liar algo parecido para una apuesta? En fin, no volveré a caer en la trampa (mmm... en Londres 2012, porque para Beijin 2008 me han vuelto a pillar).