09 diciembre 2008

Generación low-cost


En la edición de El País Semanal del domingo 16 de noviembre apareció un artículo titulado La revolución que vino del cielo sobre el concepto de low cost, con multitud de ejemplos cotidianos que nos pueden ayudar a identificarnos generacionalmente con el bajo coste. ¿Somos consumidores low cost? El low cost no es sólo volar barato... es mucho más, es una forma de vida, la forma de vida de una generación...


Somos miembros de la generación del bajo coste si somos consumidores de la comida de Lidl o de los muebles de Ikea; si viajamos con Easyjet, con Ryanair o con Vueling... ¿Bajar música de eMule o de LPhant son prácticas de esta generación? ¿Y comunicarse por Skype? ¿Es ser low cost leer la prensa on line? ¿Y alojarse en los hoteles Ibis? ¿Es la web 2.0 práctica habitual de la gente del bajo coste? Es decir, ¿hay relación entre el uso de Facebook, Flickr, Picasa, YouTube, MySpace y similares con este concepto de vida "ahorrativa"? Paséate por esta web a ver qué me dices...

En el diario argentino Clarín encontramos esta noticia acerca de una línea de prendas deportivas que sacó el jugador de baloncesto de la NBA Stephon Marbury a un precio no superior a los 15 dólares porque no ha querido olvidar que sus orígenes están en los playgrounds y que la gente de su barrio no se puede gastar 200 dólares en unas zapatillas... ¿Cómo es esto posible?

Y tú, ¿eres de la generación del bajo coste? ¿Cómo sabemos si somos tacaños o tenemos prácticas generacionales del low cost? ¿Qué experiencias has tenido con estos servicios y recursos? ¿En qué ámbitos no estás dispuesto a ser consumidor low cost?

4 comentarios:

jramón dijo...

Personalmente las cosas que se describen como "Low Cost" no las compro muy a menudo. Solo compro con frecuencia los vuelos de salto que salen por mucho menos que los de las lineas aereas mas tradicionales. A la hora de las compras elijo un supermercado medio donde se puede encontrar todo facilmente y donde no te falta nada. Para mi, el tiempo es lo mas importante y por eso prefiero pasar menos tiempo haciendo las tareas semanales aunque tengo que pagar un poco mas para las cosas que necesito.

Martin

Mariana dijo...

Actualmente, los productos "Low Cost" me atienden bien, en una parte y la mas importante es que son mas baratos, y como una verdadeira estudiante, o que busco no es comodidad y si lo suficiente para una vida media, no tengo tudo que quiero pero tengo tudo que necesito y vivo bien. Y por otra parte es que no son productos malos, tienen calidad, los vuelos llegan a su destino y asi puedo viajar mucho y salir por la noche con mi novio y mis amigos.

mobyl dijo...

Me gusta los productos de bajo costo en los supermercados porque son baratos e principalmente son buenos. Y la mia necesidad y satisfacción son muy sensibles a los precios.
El fenomeno "low cost" pasa a ser una costumbre principalmente para los jovenes como yo, pues buscamos atender en nuestro dia a dia apenas los placeres basicos para asi tener mas "tiempo" para poder hacer mas cosas que normalmente no hariamos se gastamos mas con productos que no son basicos.

Claire dijo...

Para mi, "Low cost" no es algo malo. Los productos son baratos y no son malo. Este es muy attractive para todos. Pero creo especialemente para los estudiantes o jovenes como yo y otros quien no tienen mucho dinero. Este concepto hace la vida de ese personas mas comodo y mas facile.
Pero creo que "low cost" se pone malo. Porque "low cost" economiza mucho sobre todos. Y por algunos cosas tu necossitas cualidad!