16 abril 2009

1. Futuro significa suponer

En esta primera presentación de la serie ¿Qué significan los tiempos verbales? nos ocupamos del futuro imperfecto o futuro simple. Parte nuestra reflexión del planteamiento que hace el equipo de autores de la Gramática básica del estudiante de español de la editorial Difusión que, desde la perspectiva de la gramática cognitiva, entienden que
Al igual que el Presente, el Futuro habla de una realidad presente o futura. Pero, a diferencia del Presente, con el Futuro sólo predecimos o suponemos cómo puede ser una realidad de la que todavía no tenemos experiencia completa. (pág.139)
De aquí la forma de presentar como referente del futuro la suposición: futuro significa suponer. A partir de este punto, se analizan los usos específicos amparándonos es ese punto de partida y se invita al alumno a que haga suposociones, sobre el presente o sobre el futuro.

Futuro
View more presentations from jramon.

17 comentarios:

José P. Ruiz Campillo dijo...

Felicidades por la presentación. Es un placer indisimulable(a la par que un alivio) ver cómo el sentido común y la gracia técnica se abren paso en nuestro mundillo, prometiendo rejuvenecerlo y aquilatarlo. Seguiré la serie con mucho interés.

Mª Isabel González Martínez dijo...

Bueno, ya te dije que la presentación me había gustado mucho. Yo hace tiempo que tengo la gramática cognitiva para profesores de ELE en la estantería. Desde que la leí empecé a concebir la gramática de otra manera y las explicaciones ahora son mucho más satisfactorias para mis alumnos (y para mí).
Por supuesto, también me hice con la gramática básica del estudiante. No sólo sirve para llevar los ejercicios que contiene a clase, si no para tomarlos como modelo para plantear muchos más.
En fin... yo también espero ver las siguientes presentaciones.

Beatriz dijo...

Por favor, Mª Isabel, ¿podrías precisar a qué libro te refieres cuando dices que tienes una gramática cognitiva en la estantería? Conozco la GBE y me encanta, y los artículos de Campillo, pero me gustaría leer algo sobre los fundamentos teóricos de toda esta corriente (algo que sea clarito, si puede ser...). Lo mismo le pregunto a José Ramón, ya de paso. Os agradezco vuestra ayuda de antemano. Seguiré con atención estas presentaciones.

Marilina dijo...

Muy bueno! la presentación me gusta mucho, es atrayente, interesante. Una buena propuesta que satisface tanto a nosotros como a nuestos alumnos. Felicitaciones.

José Ramón dijo...

Muchas gracias por vuestros comentarios y es bueno saber que la la gramática cognitiva se va asentando en las aulas. Mi experiencia me dice que los alumnos la reciben, en un primer momento, con sorpresa e, inmediatamente, con satisfacción.

Es una gran alegría y un placer leer las palabras de José Plácido, del que recomiendo -aprovechando la pregunta de Beatriz- sus artículos, entre otros lugares, en MarcoELE o RedELE. En la misma linea, los artículos de Alejandro Castañeda, Lourdes Miquel, Rosario Alonso y Jenaro Ortega.

Yo recomiendo con pasión la clásica obra de Johnson y Lakoff, Metáforas de la vida cotidiana (Cátedra). También la reflexión de Langacker y Van Patten.

Reitero mi agradecimiento y los ánimos a continuar. Ando ultimando la presentación sobre el condicional. Espero publicarla en breve... y que siga la conversación por aquí con vuestras experiencias y aportes.

Mª Isabel González Martínez dijo...

Beatriz, me refiero a la gramática cognitiva para profesores de ELE de Ángel López García. Ahí vienen muy bien explicados los fundamentos de esta gramática a través de ejemplos con diversas lenguas del mundo. Absolutamente recomendable.
Yo también he leído Metáforas de la vida cotidiana y ayuda bastante a darse cuenta de cómo pensamos y el lenguaje nos sirve para vehicular el pensamiento. Así que me sumo a la recomendación de José Ramón.

Nuria de la Torre dijo...

A mí también me gusta mucho la presentación y me fascina la idea de Ruiz Campillo de asociar las formas verbales a un valor de operación único que explique los distintos usos (si es que he entendido bien su propuesta; si no, ya me disculpo). Pero ahora voy a hacer de abogado del diablo. Los ejemplos de la presentación funcionan estupendamente y es una forma muy inteligente de presentar juntos el "futuro para hablar del futuro" y el "futuro para hablar del presente", todo ello bajo el valor de la suposición y la conjetura. De nuevo, espero haberlo entendido bien. Para el presente está claro: se trata de conjeturas (como tales las enuncia el hablante y como tales las debe entender el interlocutor). Los metereólogos y las brujas están de capa caída y podemos aceptar que sus "futuros" también son conjeturas. Pero cuando mi jefe me manda un email con lo de "los grupos en los que impartirás clase el próximo curso serán bla, bla, bla (pedazo de lista)" me temo que no está haciendo ninguna conjetura, ni a mí se me ocurre que esté suponiendo nada. Y cuando dios dijo aquello de "parirás con dolor", con las mismas, siendo además como era omnisciente...
Me preocupa que algún alumno nuestro se quede con lo de que el futuro es suponer, le toque un jefe español y la cague pensando que a su jefe le gusta conjeturar sobre su futuro...

José P. Ruiz Campillo dijo...

Los abogados del diablo siempre me tientan... Me parece muy legítima la sospecha de la diablesa Nuria, porque las palabras corrientes siempre nos traicionan cuando las aplicamos al lenguaje, y andar con tecnicismos no es siempre la mejor solución. En efecto, existe el peligro cierto de que el estudiante sobregeneralice la idea de "suponer" en el sentido de "inseguridad". Sin embargo, la semilla de la clave con la que podemos conjurar este peligro está, para quien la quiera recoger, en la propia presentación de Juan Ramón: "predecir". Predecir es declarar(decir)antes de la experiencia(pre-), sea con la seguridad que sea. Y al diablo más vale que nos acostumbremos: sea en el futuro, sea en el imperfecto, sea en los pronombres de complemento indirecto, nos tentará siempre con los miles de efectos observables en el uso real de la forma cuya conexión con el valor inicial no es inmediata. La única solución, en mi opinión, es diferenciarlos netamente de las causas por medio de la iluminación del camino que han hecho desde su esencia como códigos del sistema hasta su interpretación ambiental en el discurso. El jefe de Nuria, por ejemplo, puede afirmar (vas a impartir, impartes) o predecir (impartirás). Seguramente él siente que no necesita la fuerza de la afirmación, porque es el jefe y la sola predicción del jefe vale no ya como afirmación, sino como ley. Para hacer la prueba del algodón completa, cambiemos de posición: ¿qué entendería el jefe fuera Nuria la que usara el futuro con él en el siguiente enunciado? ¿Que está afirmando?

Nuria: Usted estará trabajando hasta las 9.
Jefe: Pues sí, sobre chispa más o menos. ¿Por qué?

Qué curioso, ¿no? Ambos utilizan el mismo modo (no "tiempo") para hablar del futuro, pero uno acaba entendiendo "afirma", y otro "supone". Y qué decir de Dios: si Dios predice que "parirás con dolor", échate a temblar, porque esto no es más que la forma en que Dios ve: de lejos y sin necesidad de experiencia. Una predicción de Dios vale más que un millón de afirmaciones de mortales, pero eso no quita que Dios, formalmente, haya predicho, no aseverado: no ha dicho lo que sabe por convicción, ha dicho lo que ve por omnisciencia. Lo que han hecho el jefe de Nuria y el Dios de los creyentes es, pues, afirmar conjeturando. Porque pueden. Lo que yo hago cuando tranquilizo a alguien diciéndole "Sí, iré", con la voz en grito y el compromiso en mis ojos, es afirmar conjeturando. Porque añado lo que falta para la correct interpretación. Y lo que hago cuando digo "Está loco" con tono de suposición y siendo evidente que no lo está, es conjeturar afirmando. Porque las circunstancias me lo permiten. Así es la vida: las herramientas son siempre idénticas a sí mismas, pero somos muy imaginativos usándolas para diferentes fines y con correspondientes diferentes efectos. El estudiante, creo, nos agradecerá qu empecemos por dejarle claro qué significa tal y cual forma en sí misma, para poder recorrer después, sin sobresaltos ni cambios de carril, el camino hacia los "usos" donde su significado original se interpreta en relación con el conjunto de datos disponibles.

Total, que el trabajo de dar un solo valor a la forma es duro, porque la ventaja de la coherencia hay que pagarla con la consciencia del camino a recorrer hasta la actualización pragmática, pero yo estoy convencido de que vale la pena, y también de que "suponer" es un punto de partida de razonable extensibilidad en los niveles bajos, que tiene, ante todo, la virtud de colocar al estudiante en una vía mucho más coherente que la de la línea férrea del "tiempo", que como todo el mundo sabe apenas permite que arranque el tren cuando ya ha llegado a la estación de "Los Engaños".

Y con respecto a los fundamentos del enfoque cognitivo en general, me permito recomendar un librito muy asequible, fácil y agradable de leer: Cuenca , M.J. y Hilferty, J. (1999), Introducción a la Lingüística Cognitiva. Barcelona: Ariel. Y me siento en la necesidad perentoria, de paso, de precisar que el libro al que se refiere María Isabel (en mi opinión, una incursión en la línea cognitiva que yo calificaría, como mínimo y con extrema prudencia, de "peculiar") no representa en modo alguno el enfoque cognitivo que sustenta la GBE ni cosa que de lejos se le pudiera parecer.

En fin, perdón por la parrafada, y ánimo a todos en las diarias tribulaciones que la gramática nos procura en el aula. Mirándolo bien, como al final somos nosotros los que aprendemos, igual hay que agradecérselo...

Mª Isabel González Martínez dijo...

José P., no fue mi intención decir que la GBE estaba basada en el libro de López García. Mis disculpas por si ha podido parecer eso. Simplemente hacía referencia a que tenía ambas obras en casa y a las cosas ("peculiares" o no) que he leído.
Tomo nota de la referencia bibliográfica que has dejado porque seguro que me ayudará a comprender mucho mejor todo esto y eso es lo que importa. Como bien dices, "al final somos nosotros los que aprendemos".

Nuria de la Torre dijo...

"Futuro: declarar sin/antes de tener la experiencia". Suponer o conjeturar, por tanto.¡Vade retro, satanás! Ahora lo entiendo mejor, me gusta, creo que es muy coherente.
Lo que es todavía bastante misterioso es la imagen mental, la conclusión, a la que llega el estudiante cuando se le enfrenta a ese valor (o a cualquiera de los que manejamos e intentamos transmitir en la clase). En este caso concreto, es fácil que se nos líe con lo de la "seguridad/falta de seguridad", "la probabilidad/improbabilidad de que la experiencia coincida con lo que se declara". Por ejemplo, si la declaración procede del jefe lo más probable es que la experiencia y lo que se declara coincidan pero no deja de ser "una declaración falta de experiencia" ¿Es eso? ¿ese es "el camino que queda por iluminar" después de trabajar con la presentación de este blog?
¿Habrá alguien investigando -o con idea de hacerlo- el sistema que construye el estudiante a partir de una instrucción de este tipo? No sé si tenemos instrumentos pedagógicos suficientes para entrar ya en ese tipo de investigación pero a partir de la GBE y de otros trabajos que han hecho sus autores, se han publicado bastantes propuestas de actividades concretas para el aula. Sería apasionante ver cómo funcionan en la mente de los alumnos ¿están construyendo "mejores sistemas" que si los enfrentamos a otro tipo de instrucción gramatical? Mi hipótesis sería que sí, pero es una pura impresión tras haber utilizado algunas de las actividades para el aula que ya están disponibles. ¿Alguien tiene o está buscando "datos más científicos" que corroboren esa hipótesis?

José Ramón dijo...

Muchas cosas sobre la mesa... a ver por dónde empiezo.

Sobre el tema de la bibliografía. Coincido con José Plácido en que el acercamiento que hace Ángel López en su libro es un tanto particular, sí. No está en la misma sintonía de los planteamientos de Johnson y Lakoff o en los del equipo de la GBE.

Quizá pueda servir de ayuda la presentación "Gramática significativa para la comunicación" que hizo Rosario Alonso (co-autora de la GBE), en la que hace una reflexión sobre las representaciones lingüísticas y su uso pedagógico. Está en el blog del III Encuentro nacional de profesores y editoriales de E/LE que organizamos el pasado octubre de 2008 en Málaga Sí. Os dejo el enlace directo: http://gramaticaycomunicacion.blogspot.com/2008/10/gramtica-significativa-para-la.html

Mi respuesta a la primera intervención de Nuria va en la línea de la que ha hecho José Plácido: pre-decir apunta a una dirección clara que busca que el alumno construya en su mente la idea de decir antes de, decir sin experiencia o decir sin garantías pero con la idea de seguridad. Pero José Plácido lo ha explicado perfectamente.

Con Maribel ya he tenido oportunidad de comentar vía Twitter las "crisis" con las que nos zarandean las reflexiones sobre didáctica o gramática en nuestro quehacer diario en las aulas. Maravillosos zarandeos si somos capaces reflexionar para extraer conclusiones válidas.

Sobre lo que comenta Nuria de alguna investigación acerca de la recepción de estas propuestas en (las mentes de) nuestros alumnos, la verdad es que no sé nada. Si alguien sabe, esperamos que nos diga.

Perdón por lo extenso y en unas horas (no digo cuántas) publicaré la presentación sobre el condicional (que sospecho que será más polémica, si cabe). Muchas gracias por darle vida al hilo.

Vica dijo...

Ha sido un placer ver la simple, clara y distinta, como una de las ideas que perseguía Descartes, presentación que has hecho. ¡Felicidades!

Aunque soy seguidora de la gramática cognitiva y parece que la utilizo como borbotón inconsciente, no tenía la menor idea de toda esta bibliografía. ¡Qué vergüenza!

Os agradezco infinito que la hayáis servido con tan buen aderezo porque quiero ofrecer un curso de gramática cognitiva para alumnos del Instituto Cervantes y mucho me temo que tendré que hacer una presentación "formalista" en el folleto para atraer matrículas.

Todavía recuerdo el día en el que caí presa y fascinada de la explicación de José Plácido del subjuntivo. Ahora aprovecho la oportunidad para darte las gracias.

Recuerdo buscar y buscar, leer y leer y no entendía ni en mi propia lengua las explicaciones que se daban para diferenciar indicativo y subjuntivo. Todo aquello de "realidad" e "irrealidad" ¡qué espanto! y yo vengo de la filosofía, total que no podía entender ¿de qué realidad se habla?

Sólo decir que el esfuerzo cognitivo que supone para el profesor adentrarse en este tipo de explicaciones gramaticales, se ve recompensado con creces por su simplicidad.

José Ramón ya me tardas con esa presentación del condicional. ¡Enhorabuena!

Vica dijo...

Ha sido un placer ver la simple, clara y distinta, como una de las ideas que perseguía Descartes, presentación que has hecho. ¡Felicidades!

Aunque soy seguidora de la gramática cognitiva y parece que la utilizo como borbotón inconsciente, no tenía la menor idea de toda esta bibliografía. ¡Qué vergüenza!

Os agradezco infinito que la hayáis servido con tan buen aderezo porque quiero ofrecer un curso de gramática cognitiva para alumnos del Instituto Cervantes y mucho me temo que tendré que hacer una presentación "formalista" en el folleto para atraer matrículas.

Todavía recuerdo el día en el que caí presa y fascinada de la explicación de José Plácido del subjuntivo. Ahora aprovecho la oportunidad para darte las gracias.

Recuerdo buscar y buscar, leer y leer y no entendía ni en mi propia lengua las explicaciones que se daban para diferenciar indicativo y subjuntivo. Todo aquello de "realidad" e "irrealidad" ¡qué espanto! y yo vengo de la filosofía, total que no podía entender ¿de qué realidad se habla?

Sólo decir que el esfuerzo cognitivo que supone para el profesor adentrarse en este tipo de explicaciones gramaticales, se ve recompensado con creces por su simplicidad.

José Ramón ya me tardas con esa presentación del condicional. ¡Enhorabuena!

José Ramón dijo...

Referencia a nuestro debate en el Grupo Nodos ELE. Al parecer, estamos en proceso de conversión, jeje! http://www.nodosele.com/blog/davidal/clasicos-de-la-gramatica-cognitiva-en-marco-ele/

Román Navarro dijo...

Gracias por la presentacion. Vamos solucionando las dudas, pero nos quedan algunas que otras. En el caso de la frase que vamos proponiendo, nos gustaria saber si se sigue tratando de la suposicion o algo potencial (ya que el condicional marca lo potencial, y el caso que vamos proponiendo, lo vemos mas bien como una suposicion). Ej: Dijo que el ano siguiente viviria en Japon, por la cuestion del trabajo.
Gracias por su ayuda. Un saludo cordial de Dubrovnik (Croacia), del curso de verano para profesores de ELE, de los alumnos de Roman.

Elena dijo...

Felicidades por la presentación. Estamos trabajando en el taller de Román sobre gramática cognitiva. Lo que nos ha llamado la atención es la relación entre elementos gramaticales e imágenes que surgen de nuestra experiencia física y cotidiana. Además la presentación nos parece muy clara, directa y bien organizada. Por último, nos ha interesado mucho esta propuesta tan innovadora, ya que nos ocupamos entre otras cosas del estudio de las metáforas y de la conexión que existe entre estas y las unidades fraseológicas. Hasta este momento no nos habíamos enterado de que la gramática cognitiva había avanzado tanto.

svetlana dijo...

Gracias por la presentacion. Nos incitaste muchas preguntas sobre la vida y la gramatica y su relacion que siempre pasa desapercibida, sobre todo en las clases del espanol como lengua extranjera. Se estudian tantas reglas y teorias, que al final el futuro estudiado en las clases se queda sin significado practico.
Ahora tenemos idea del buen uso de gramatica.
Un cordial saludo de los alumnos de Ramon (curso de metodologia en Dubrovnik, Croacia).