20 abril 2009

2. Condicional significa lo potencial

Seguimos con la segunda entrega de la serie ¿Qué significan los tiempos verbales? En esta ocasión, como anticipamos al introducir la serie, hemos elaborado una presentación sobre el condicional. En este caso, la referencia es: el condicional es lo potencial y, de nuevo, tratamos de justificar la validez de este referente en el presente, en el pasado y en el futuro.

Aconsejamos echarle un vistazo al debate planteado en la primera entrega de la serie sobre los conceptos básicos de la gramática cognitiva, sobre los que estamos desarrollando nuestra propuesta. Igualmente, en dicho hilo se aportan recomendaciones bibliográficas sobre el tema.

11 comentarios:

Román Navarro dijo...

Plas Plas Plas Plas Plas
Bravo por la serie Jose Ramón, me estoy enganchando... !

José Ramón dijo...

He recibido este comentario en la página donde está publicada la presentación originalmente y me ha parecido interesante compartirlo. A mí, personalmente, me está sirviendo mucho para aprender y reflexionar sobre gramática cognitiva y estos avisos de los colegas son muy interesantes para seguir construyendo y puliendo ideas. El comentario:

Hola José Ramón. Gracias por el blog y las presentaciones, está muy bien. Pero debes mejorarlo, ejemplos como 'Kennedy no sabía que al día siguiente estaría muerto', no se ajustan a la pontecialidad. Échale un vistazo a un artículo que salió hace poco, de J.M. Real Espinosa, habla sobre el tema: http://marcoele.com/gramatica-la-metafora-del-espacio/

Lamento no poder decir quién lo escribió porque no lo firma...

Mª Isabel González Martínez dijo...

Buenas... Hay alguna cosa que no entiendo... ¿Cuándo hablas de potencialidad te refieres al grado de probabilidad de que algo ocurra, no?

Mis dudas tienen que ver con la interpretación de las frases dentro del contexto y lo que yo entendería como persona inmersa en una situación comunicativa concreta,¿vale? A ver:

Ahora mismo me iría a Italia y dejaría a todos estos limpiando la casa. ¿Realmente es algo potencial en el sentido de que es factible hacerlo en ese momento? ¿O simplemente estoy expresando un deseo de no estar en ese momento ahí sabiendo que es imposible que suceda lo que estoy pensando?

Yo que tú, no bebería más café. Es un consejo que le damos a alguien que conocemos y que sabemos por experiencia que le sentará mal porque se pone nervioso, por ejemplo. (Confieso que no termino de entender bien la explicación :().

En fin... Voy a fijarme bien en la propuesta de ejercicios a ver qué contestaría yo...

José Ramón dijo...

De las tres presentaciones que forman la serie (la del imperativo la publicaré en un par de días) esta es para la que más me ha costado encontrar un referente válido y, por lo que veo, no he llegado a conseguirlo.

La idea es que cuando doy un consejo o expreso un deseo proyecto una acción que, en el momento de expresarla, es potencia (no acto, si nos fuéramos a la filosofía aristotélica).

La GBE, por ejemplo, habla de realidad hipotética y de suponer una realidad pasada, si no recuerdo mal.

Por mi parte, he tratado de unificar los "cuándo-se-usa-el-condicional" en un significado y la representación mental que me ha parecido más global ha sido la de potencia.

En clase funcinó bien. Probablemente porque:
1) bajo el paraguas de lo potencial se desglosaron las cuatro funciones que dieron sustento a esa idea (es decir, se hizo el camino al revés); y
2) tras el antecedente del futuro, se abrió un poco la mente a esta forma de reflexionar.

Comparto esta inseguridad e, igualmente, comparto el momento de reflexión en el que estoy.

Me gustaría que el debate siguiera a ver si encontramos una representación más válida (comprometiéndome a realizar una versión 'b' de la presetación).

David Vidal dijo...

Esto va más en la línea de la distinción aristotélica entre potencia y acto, ¿no? Lo que existe aquí y ahora como realidad frente a lo posible que puede existir o ser.

Mª Isabel González Martínez dijo...

Bueno, yo no estaba pensando en Aristóteles :). Sólo aplicaba la interpretación que le daría un hablante a partir de una situación concreta. Hacía la pregunta sobre el concepto de potencialidad para comprender mejor el planteamiento, no sé si me explico.
Además, con el tiempo me ha dado cuenta de cuando pongo un ejemplo tengo que contextualizarlo de algún modo. Hay muchas formas de expresar las ideas y creo que, como hablantes, elegimos unas vías u otras en función de nuestra percepción de la realidad... Pero esto es otro tema ¿no? :)

Mª Isabel González Martínez dijo...

He estado leyendo otra vez los ejemplos y he visto que habías utilizado la forma/flexión verbal de condicional (no sólo la idea). No sé si me explico.

La cuestión es que, a lo mejor, se entiende mejor si añadimos algún punto de referencia en presente para plantear los ejemplos relacionados con el primer supuesto. (Hay que tener en cuenta que son ejemplos que necesitan contexto).

Hace un día precioso, me iría a dar un paseo. (Una imagen en la que alguien mira por una ventana)

Estoy toda la mañana trabajando sin parar y me gustaría descansar. (Alguien en una oficina en un punto determinado del día).

Sigo pensando... (Esto es ya como un reto...)

Nuria de la Torre dijo...

José Ramón, publicas algo tan interesante como lo que tú estás publicando y te salen un montón de tiquismiquis como yo ;-) que te empiezan a sacar punta. Pero, así todo, quería animar el debate dejando aquí un par de reflexiones que se me han venido a la cabeza tras ver esta presentación y leer los comentarios:
(1) ¿La conceptualización que presentas no es demasiado complicada? Por ejemplo, el enunciado “Yo que tú, no bebería más café”, se explica con “(Con/en –creo que hay una errata ahí en la presentación-) Este tipo de consejos planteamos una hipótesis imposible para presentar una acción potencial no real, en una situación supuesta (aunque imposible) que transmite un mensaje claro” ¡La bomba! Parece más adecuado para una discusión entre profesionales que “para iluminar el camino” de unos estudiantes. Yo creo que estamos en la línea correcta (valores operativos únicos, coherencia del sistema, etc.), pero los profes también nos debemos a nuestro público que tanto nos quiere y al que tanto queremos, y sospecho (pura sospecha, no he probado la presentación en clase) que el alumno no se va a poner a discutir sobre Aristóteles para enterarse de lo que significa el condicional. De nuevo me pregunto lo mismo que en el debate anterior sobre el futuro ¿qué pasa en la mente del alumno? o ¿cómo es la gramática que se hace ese alumno a partir de una presentación como esta?
(2) Otra cuestión –un debate muy viejo- es la eficacia que pueda tener (ya no tanto en este caso en la mente del alumno o en la gramática que construye a partir de lo que ve, si no en su capacidad para utilizarla en tiempo real, en la comunicación) de presentar simultáneamente todos los sentidos (deseo, consejo, petición cortés, hipótesis sobre el pasado) que adquiere el significado de una forma verbal (condicional significa lo potencial). Una alternativa a este tipo de presentación “simultánea” sería mantener esa coherencia con el significado originario (lo potencial) e ir llamando la atención al alumno paulatinamente sobre los sentidos que adquiere ese significado en el contexto y/o en el discurso. Esto último está más dentro de un enfoque comunicativo tradicional y no es que yo lo proponga como una alternativa mejor pero creo que merece la pena llamar la atención de nuevo sobre las “decisiones pedagógicas” que tenemos que tomar cuando entramos al aula: el tipo de curso, el estilo de los estudiantes, etc.
Una conclusión que se me ocurre es que es una tarea nuestra muy importante encontrar un equilibrio entre nuestra concepción del sistema (que, a veces, puede ser muy intrincada –creo que en este caso lo es) y la presentación que de él hacemos a nuestros alumnos, que, por lo general, lo que tienen que hacer es llegar a su realización pragmática o discursiva. Podemos usar una metáfora: el significado es el pozo, el agua subterránea, y los distintos sentidos pueden ser las fuentes que afloran a la superficie. Si ponemos a nuestros alumnos en un pozo –que, efectivamente, riega muchas fuentes pero que por ello está a muchos metros de profundidad- puede ser que les sea demasiado difícil escalar del pozo a las distintas fuentes. Y no queremos que pasen mucha sed los pobrecitos…
Perdón por todo este rollo…

José Ramón dijo...

Nuria, coincido contigo y, evidentemente, no he bombardeado a los alumnos con la cuestión aristotélica (Dios me libre).

La presentación está ahí, fija, estática... y cobra sentido en el aula, con el profe y los alumnos en un ejercio colaborativo en el que puede ser que surja otro término, otra idea, otro referente más válido para ellos. Lo potencial, en principio, me valió a mí (con muchas reservas y altas dosis de inseguridad cuando lo llevé a clase, no lo niego: tenía más garantía con futuro=suponer y con imperativo=influir).

Estoy en pleno proceso de reflexión en este punto y con Maribel -que también esté en el debate en esta serie- vamos a empezar a repensar esto del condicional. ¿Te animas a participar en este proceso creativo? Hemos creado un documento en Google Docs... Si te animas, me dices y lo pulimos entre los tres. El resultado será una opción B a esta presentación.

Sobre el punto 2 del debate hay mucho de lo que hablar, pero ahora no tengo mucho tiempo, ya comentará algo entre hoy y mañana.

Nuria de la Torre dijo...

¡Me animo!

José Ramón dijo...

Nuria, ¿has recibido el e-mail de invitación a participar en esta reflexión compartida que te ha enviado Maribel?