29 mayo 2010

¿Dónde se tocan lo formal y lo informal? (1)

He estado leyendo algunas cosas de Maribel González [blog | twitter] y, gracias a ella, de Dolors Reig [blog | twitter], sobre el aprendizaje informal. Es indudable que el potencial de aprendizaje informal es enorme y que, además, no es nada nuevo (tal vez lo nuevo sea la nomenclatura): ¿acaso no hace mucho tiempo que existen los museos y los documentales en la tele, los reportajes en las revistas, los programas divulgativos en la radio, las tertulias con los amigos en una cafetería o las llamadas telefónicas? ¿Acaso ahí no se producía y no se va a seguir produciendo aprendizaje? ¿Dónde está, pues, la novedad? Exacto, en Internet. Y, con ella, en el crecimiento exponencial de nuestra exposición a la información y, en consecuencia, la ampliación de posibilidades de aprendizaje, por una parte; y a la comunicación, al intercambio y a la posibilidad de compartir para el aprendizaje, el autoaprendizaje y el interaprendizaje.


Como usuario de la nube soy más que consciente de que soy un aprendiente (o aprendiz o aprendedor) en contextos informales cada vez más. Sin embargo, como docente, soy un profesional de la enseñanza (y, por ende, del aprendizaje) formal. De esa conjunción de astros deriva mi pregunta: ¿cómo vincular ambos tipos de aprendizaje? Es decir, ¿en qué punto convergen? O, mejor aún, ¿debemos visualizar el aprendizaje informal al aprendiente que tenemos en nuestras aulas? ¿Cómo hacerlo? Planteo algunos caminos o fases:
  • Visualizar.
  • Verbalizar.
  • Instrumentalizar.
  • Reconocer.
  • Ampliar.
  • Evaluar.
--
Lee más... | Connectivism (blog de George Siemens)
Lee más... | El caparazón (blog de Dolors Reig)
Lee más... | MaribelELE | (blog de Maribel González)
Lee más... | E-aprendizaje (blog de David Álvarez)
Lee más... | Nodos ELE

4 comentarios:

Alejandro Sarbach dijo...

Propones una pregunta muy pertinente y que algunos docentes nos la formulamos con frecuencia: ¿cómo utilizar los aprendizajes informales en nuestros entornos formales habituales, es decir, en el aula?
Quizá podríamos ampliar la pregunta si reconocemos que los aprendizajes informales también se dan en el escenario mismo donde se desarrollan los aprendizajes formales. Por ejemplo: en las relaciones personales que se dan en el aula, en las experiencias vitales que los alumnos viven entre clase y clase, preparando exámenes, en el patio. También los profes, sin darnos cuenta, generamos entornos de aprendizajes y transmitimos información con nuestras actitudes, a través del clima emocional que generamos, etc.
En una entrada de mi blog propuse la posibilidad de aprovechar estos contenidos experienciales, que se dan en los “intersticios” del contexto formal, promoviendo actividades autorreflexivas o metacognitivas. Dejo la dirección por si puede aportar algo: http://carbonilla.net/2010/02/19/intersticios/

balhisay dijo...

Hola José Ramón, creo que la novedad del aprendizaje informal está no solo en la llegada de Internet sino también en ese nivel de consciencia en el que somos capaces de valorar la importancia que en nuestro aprendizaje tienen los procesos informales. Tal y como planteáis Alejandro y tu, el reto para el profesorado es cómo integrar la informalidad dentro de la formalidad de la enseñanza reglada.

Mª Isabel González Martínez dijo...

Hummm, así, por decir algo, creo que, a lo mejor, estamos separando los tipos de aprendizaje y, después de todo, forman parte de un todo: El conocimiento que tenemos y acumulamos.

A ver si me explico, quiero decir que todo el aprendizaje (sea del tipo que sea) configura el conocimiento. De ahí que crea que cuando estamos en clase (como alumnos o profesores) hagamos uso de todos lo que sabemos, todo, sin distinguir si ese conocimiento (es muy variado y relacionado con sentimientos, afectos, cognición, etc) vino vía informal o formal. ¿De qué estamos hablando cuando decimos que queremos integrar el aprendizaje informal dentro del formal? (no lo tengo claro, la verdad) ¿Es necesario integralo? ¿O deberíamos hacer directamente una revolución? ¿Estamos relacionando aprendizaje informal sólo con el uso de internet? ¿Con el acceso a mayor flujo de información y con la posibilidad de transformarlo, publicarlo, comentarlo, añadir, quitar,... fuera del aula? (¿O hablamos de nuevas estrategias de aprendizaje?

Bueno, no sé si he conseguido explicarme o no. Incluso puede que haya liado más la cosa...

ibilbidea dijo...

Unas reflexiones muy interesantes. Me gusta mucho tu enfoque, Maribel.

En mi opinión el aprendizaje no es formal ni informal; prefiero pensar en aprendizaje a secas. Creo que la distinción radica más en quién guía ese proceso: el profesor o el currículum, o el propio estudiante. Por ejemplo, cuando voy de camino al trabajo viendo las noticias de la ZDF en mi iPhone puedo aprender tanto alemán como en mis clases en el Goethe Institut.

Yo creo que, como profesores -o editor, en mi caso- nos toca hacer la siguiente reflexión: ¿por qué nos pagan los estudiantes? ¿Qué les podemos ofrecer nosotros que no puedan conseguir por si mismos?

Jose Ramón, me has dado que pensar... A ver si le doy un par de vueltas y publico algo en mi blog. ¡Gracias!