03 julio 2011

Leonor Quintana: “Los estudiantes griegos confían demasiado en el profesor”.

Serie | Profesores de ELE/2L por el mundo (I)

Llevo una vida enseñando español en Atenas; treinta años son bastantes años…

Cuando llegué aquí en 1981 eran muy pocos los que aprendían nuestro idioma. Había solo dos academias privadas y se impartían clases también en un edificio que entonces pertenecía a la Embajada de España, pero nunca he trabajado allí.

Muy consciente de la responsabilidad que implica, empecé dando clases particulares. Al principio pasaba muchas horas preparando las clases y me sorprendía la indiferencia que había en mi entorno por esta actividad, como si enseñar el idioma de uno fuese algo para lo que cualquier hablante nativo está capacitado y no requisiera una formación específica.

Posteriormente trabajé varios años en academias hasta que, por motivos personales, volví a dar clases particulares en mi casa. No soy nada competitiva y valoro la paz de espíritu por encima de todo!!!

Poco a poco se fueron multiplicando las academias y los alumnos de español LE y hubo un verdadero boom en los años 90 con la creación del Instituto Cervantes y los diplomas DELE.

Los estudiantes no pertenecían ya a una élite intelectual y te encontrabas todo tipo de profesiones en clase -desde peluqueras hasta policías o periodistas deportivos-, aunque el grueso del alumnado siempre ha sido -y sigue siendo- el joven universitario que ya domina más o menos otros dos idiomas extranjeros.

Los griegos son, en general, personas muy abiertas -aunque grandes amantes de sus tradiciones-  y una de las cualidades que los caracterizan es su gran curiosidad intelectual. También es cierto que se cansan con tanta facilidad como se entusiasman por nuevos desafíos y la gran mayoría se contenta con llegar a un nivel B1 o B2…

Si he de mencionar un defecto, diría que -influídos por su sistema de enseñanza- confían demasiado en el profesor, cuando la capacidad de estos últimos es mucho menos determinante -en mi opinión- que la disposición que tenga el estudiante y el esfuerzo que esté dispuesto a realizar.

La sintaxis latina es copia de la griega y los estudiantes no tienen grandes dificultades para comprenderla, ni tampoco tiene mayor problema para pronunciar correctamente los sonidos de nuestro idioma. A pesar de lo que se diga, he comprobado que la oposición ser-estar es para ellos algo más difícil de dominar que el subjuntivo, porque este existe en griego y su uso no es tan diferente del nuestro (lo que ha desaparecido en griego moderno es el infinitivo).

Para bien o para mal, tenemos muchísimas afinidades y muchas de las actividades de los manuales que hacen hincapié en aspectos socioculturales de la vida en España  -como la importancia de la familia, los horarios de comidas o la tendencia a socializar al aire libre- son casi ridículas, pues podrían muy bien refererise a su propia realidad.

Con todo, no faltan los tópicos y se siguen extrañando de que servidora no sepa bailar flamenco o no haya asistido jamás a una corrida de toros… Suelen encantarles los culebrones sudamericanos y -creedme- son muchos los que han empezado a estudiar español porque seguían con mucho interés alguna de esas series o estaban platónicamente enamorados de algún cantante latino.

Grecia sufre hoy una injusta crisis económica muy grave que va a tener consecuencias a todos los niveles. Hasta hace poco, ellos mismos decían que cada cual en este país es lo que declara ser… Eso va a cambiar y podrán sobrevivir como profesores de ELE solamente los que amen realmente esta profesión!!!

Autora
LEONOR QUINTANA es profesora de E/LE en Atenas (Grecia).
Miembro de ASPE | Colaboradora de Todoele y El tinglado
Su blog | Síguela en Twitter

7 comentarios:

Leonor Quintana dijo...

Muchas gracias por invitarme a participar, José Ramón!

Me he hecho eco de tu iniciativa en el grupo de Grecia dentro de la "Comunidad Todoele" porque, quiera que no, lo que escribo no es más que mi visión personal y sería muy interesante contar con la opinión de otros profesores.

Un cordial saludo.

José Ramón dijo...

Muchas gracias a ti, Leonor, por tu disponibilidad y por compartir tu experiencia en Grecia y tu visión del tema.

Me ha parecido muy interesante lo que cuentas. Cuando dices que confían demasiado en el profesor, ¿te refieres a que son alumnos pasivos que no toman la iniciativa en la clase, a que no ponen en duda lo dicho por el profesor, a que son disciplinados, a que aceptan todo lo que propones en el aula, a que les basta con lo que se hace en clase, a que no asumen el rol protagonista en el aprendizaje y no toman las riendas del mismo? ...o tal vez a nada de esto :-s

Gracias por difundir la iniciativa en la Comunidad TodoELE: http://todoelecomunidad.ning.com/

Un abrazo con sabor mediterráneo, desde Málaga hasta Atenas.

Leonor Quintana dijo...

Con excepciones, no los definiría como disciplinados... Me refería a que no suelen tomar la iniciativa y piensan que la asistencia a clase es sinónimo de aprendizaje... Es frecuente que lleguen a un B2 sin haber utilizado jamás un diccionario o que te anulen una clase porque no han hecho los ejercicios o la redacción que les habías mandado... Muy pocos ponen en práctica estrategias de aprendizaje si no les vas guiando ni tampoco se cuestionan nuestras explicaciones.

anais dijo...

Estoy muy de acuerdo en lo que comentas, Leonor. Y creo que tu artículo resume muy bien la situación del profesor aquí. Especialmente en lo de seguir al profesor a pies juntillas y en lo de no tomar el papel protagonista. El profesor sigue siendo la fuente de conocimiento y la asistencia a clase la única posibilidad de ¨iluminarse¨. Esa falta de autonomía retrasa de alguna forma el aprendizaje. Por otra parte, creo que son buenos aprendiendo lenguas y esa curiosidad intelectual la canalizan bien. Saludos.

Leonor Quintana dijo...

Muchas gracias por comentar la entrada, Anais!

Lo interesante es poder corroborar opiniones o debatir argumentos para apoyarnos unos a otros en nuestra labor como profesores de ELE.

Un abrazo.

José Ramón dijo...

Gracias, Leonor, por la aclaración y gracias también a ti, Anais, por aportar tu experiencia y reforzar la aclaración de Leonor sobre la cuestión de la dependencia del alumno del profesor.

Es curioso que estemos hablando de esto ahora que hay una tendencia por fomentar la autonomía en el aprendizaje y por facilitar aprendizajes invisibles.

Saludos a las dos.

Tony dijo...

Clickea el link y si llegas a 1000 puntos verás como te gusta. Un saludo.

http://es.grepolis.com/invite-1022323-es16?invitation_id=64299&invitation_mac=10d46835&ref=player_invite_linkrl

Espero vuestra asistencia. Gracias.