16 diciembre 2014

Enseñanza de ELE a niños (2)

Siguiendo con las entradas sobre la enseñanza de español a niños, en esta segunda entrega de la serie hablaré del enfoque adoptado, del rol del profesor y del alumno, del papel de los materiales y de la evaluación.

  • Enfoque adoptado. En términos generales se opta por un enfoque orientado a la acción, si bien  el MCER no es un documento elaborado de forma específica para la enseñanza a niños por lo que cabe preguntarse cómo mantenerlo cuando se está trabajando con niños. Partiendo de la comunicación se pretende que el contexto del aula se convierta en un espacio que proporcione situaciones ricas que faciliten los procesos de interacción en la lengua meta. El objetivo es, pues, que los alumnos aprendan a utilizar la lengua al tiempo que la están usando para comunicarse entre ellos
  • Interacción. Se deben proponer cuestiones de interés para el niño, próximas a sus necesidades comunicativas (y cuestiones que sean factibles de acuerdo a su desarrollo cognitivo. Es decir, a los niños les interesan los contextos del aquí y ahora. Los espacios de interacción propicios son el aula, la escuela, el barrio y la familia. En clase debemos centrarnos en las rutinas de aula, en el conocimiento de sí mismos y de su entorno. 
  • Zona de desarrollo próximo. Vigotsky planteó que el desarrollo intelectual del niño no es un acto individual sino una función del grupo que lo desarrolla. La zona de desarrollo próximo es la distancia entre lo que el alumno es capaz de hacer solo y lo que es capaz de hacer con ayuda, es decir, entre el nivel de desarrollo efectivo y el nivel de desarrollo potencial. Ahí se debe ubicar la acción educativa, liderada por el profesor.
  • Rol del profesor. Como afirma Nunan, la misión del profesor es ser el "facilitador del proceso de comunicación, de las tareas y los textos de los participantes, analizador de necesidades, consejero, organizador del proceso". Dinamizador y motivador. Además, ha de desarrollar la competencia de aprender a aprender y no olvidar el componente afectivo: el profesor es la persona que los niños van a asociar con la nueva lengua.
  • Rol del alumno. Los niños colaboran y participan en el aula para que, a través de la interacción, puedan establecerse situaciones que favorezcan el aprendizaje de la lengua. Se espera de los niños una actitud activa en la que pueda expresar su curiosidad hacia la nueva lengua, sus necesidades de comunicación y participar en la gestión del proceso de enseñanza.
  • Papel de los materiales. El profesor necesita que los materiales le faciliten la labor en el aula y deben traer la realidad de fuera del aula a la clase. Además de los materiales publicados, es muy recomendable llevar láminas, fotos, reproducciones de objetos reales o los propios objetos reales, juegos y juguetes...
  • Evaluación. Afirmamos, con Martín Peris, que el trabajo de evaluar es el de dar respuesta a la evolución del alumno y de replantear acciones didácticas en función de dicho progreso. En la educación infantil, la evaluación se realizar en función de la evolución. No hay pruebas de evaluación acreditativa sino registros de seguimiento. Papel protagonista en esta evaluación formativa la tiene la retroalimentación que se le da al alumno, por medio de la cual se facilita que comprenda sus errores, entendidos como oportunidades de aprendizaje e indicadores para el replanteamiento didáctico del docente.


--
Enlace | Enseñanza de ELE a niños (1)
Créditos de la imagen | Flickr Creative Commons

No hay comentarios: