24 febrero 2019

Los emojis: uso didáctico del código más millenial

Tal día como hoy hace diez años nació Whtasapp, una herramienta que se ha hecho absolutamente imprescindible en la actualidad que, además de facilitarnos --o complicarnos-- la vida ayudándonos a comunicarnos más rápidamente y de modo gratuito con los demás: por medio de mensajes privados, grupos, listas de difusión, fotos, vídeos, etc. ha incorporado los emojis a nuestra forma de comunicarnos de tal modo que hemos naturalizado una serie de símbolos para transmitir información que han roto las barreras de los idiomas y las culturas.


Decimos que sí con la mano con el pulgar arriba; expresamos complicidad con la carita guiñando; confesamos nuestro lado malo con el demonio morado; deseamos suerte con el trébol con con la mano con los dedos cruzados; nos despedimos enviando corazones o caritas con besos; y así hasta el infinito (y más allá). Ojo, y estos emojis han superado la frontera del Whtasapp llegando a todas las redes sociales y documentos gracias a su integración en los teclados de teléfonos móviles y en aplicaciones como Google Drive.

Todo esto nos lleva a pensar en las posibilidades que tienen estos iconos en nuestras clases, como forma de dinamizarlas, como herramienta para motivar y enganchar a los alumnos más jóvenes y como medio de comunicación que va asociado a un léxico, a unas funciones comunicativas, a unos sentimientos... y que, por supuesto, se asocia con la creatividad.

010 Los refranes
Durante un tiempo circularon estos refranes expresados con emojis que, como divertidas adivinanzas nos mantenían entretenidos durante un tiempo. En nuestras clases de ELE es casi imposible llevar estos refranes icónicos pero sí que podemos usar esa misma idea a la hora de crear mensajes secretos y de dar pistas en un juego de situación.


020 Me presento
Una divertida y original de utilizar estos emojis puede ser utilizarlos para presentarnos el primer día de clase (desde A1 y válido para cualquier nivel). Recordemos que no es necesario utilizar la aplicación WhatsApp ya que hay muchas páginas web de donde podemos copiar los pequeños iconos y pegarlos en un documento. Por ejemplo, más abajo he creado mi posible presentación: soy profesor de español, soy simpático y, a veces, un poco loco. Soy Tauro. Me gusta viajar, el baloncesto y la gastronomía. Escribo dos blogs y me encanta leer.


030 Sentimientos y emociones
Con los emojis que hacen referencia a los sentimientos y las emociones --por cierto, podemos comenzar descifrando cada imagen con su sentimiento-- podríamos pedir a los alumnos (estamos en el nivel B1) que asociaran los sentimientos que les despierten cada una de las imágenes que proyectemos o que les presentemos del modo que sea y, posteriormente, pedirles que utilicen las estructuras adecuadas con infinitivo o subjuntivo.


040 Preguntas y respuestas
A la hora de poner en práctica las preguntas y respuestas, podríamos preparar una actividad en la cual los alumnos deban construir la pregunta. Algo parecido a lo siguiente, para un nivel A1 (¿A que se dedica?; ¿de dónde eres?; ¿Cuántos hijos tienes?; ¿Cuál es tu deporte preferido?:


050 Mi último viaje
¿Y si pedimos a los alumnos nos cuenten su último viaje, combinando texto con emojis? Los estudiantes deberán usar, por ejemplo, un mínimo de 6 y un máximo de 10 imágenes con las que complementar el texto (de comidas, de medios de transporte, de emociones, de banderas...)

No hay comentarios: