08 marzo 2016

¿Una minipapelera y unos tickets para gamificar la clase?

Seguimos convencidos de la eficacia de gamificar el proceso de enseñanza-aprendizaje de español a fin de conseguir la implicación y la motivación del alumno, de hacer que dicho aprendizaje sea más efectivo y, además, con la propuesta que traemos hoy, de hacer que sean más conscientes y más responsables de sus estrategias de aprendizaje.

Volvemos a acudir a nuestro banco de recursos favorito y nos hacemos con un rollo de tickets, de esos que se ven en las películas y series de dibujos animados americanos cuando organizan el baile de fin de curso o el concurso de cupcakes del instituto. En cada rollo vienen 250 tickets, en cartón duro y con el reverso en blanco para poder escribir.


Los tickets los utilizaremos como vales o cupones que cumplen una función. Del mismo modo que nos servirían como entrada para una fiesta o para una sesión de cine, nosotros lo utilizaremos en el aula con el fin que queramos, a saber:

  • Entregamos 3 tickets a cada alumno para que pueda utilizar su lengua materna tres veces durante la clase.
  • Damos 3 tickets a cada estudiante para que, previo canje, le permitamos usar su diccionario bilingüe.
  • A cambio de cada uno de los tickets, el alumno puede preguntar a un compañero.

Para que esté claro que se ha consumido cada uno de los tickets, en el momento de hacer uso de los mismos, se depositan en esta minipapelera y, de este modo, además, podemos reutilizarlos en otras sesiones.

La idea es conseguir mantener cuantos más tickets al final de la clase mejor. Es como esos juegos de cartas cuyo objetivo es quedarse sin cartas... pero a la inversa. El premio depende de cada profesor.


Se nos ocurre también utilizar los tickets con una palabra secreta escrita en el reverso. De este modo, le planteamos a cada alumno una misión. Cada alumno recibe uno al principio de clase y les informamos que son palabras que solo ellos conocen. El reto de cada alumno es conseguir utilizar esa palabra durante la clase sin ser descubierto por los compañeros. Es decir, que lleguen a la minipapelera sin que nadie se haya percatado. Esas palabras pueden ser:

  • Palabras de un mismo campo semántico (el que se estudió la sesión anterior, por ejemplo).
  • Palabras que forman parte de una frase o de un mensaje secreto que, cuando se sepan todas las palabras (bien porque las hayan dicho sin ser descubierto, bien porque alguien se haya dado cuenta de que son las palabras secretas de los compañeros), habrán de formar entre toda la clase.
  • Palabras que forman el título de una película o de un libro para realizar la propuesta didáctica que compartimos hace unas semanas.
¿Se os ocurren más ideas? 

7 comentarios:

Guillermo Gómez dijo...

¿Dónde has comprado esos tickets? Me he enamorado 😊😊

José Ramón Rodríguez dijo...

En Tiger, Guillermo :)

Eva Vélez dijo...

Me tiene enamorada la idea de usar los tickets (pienso ir a Tiger a buscarlos...jejeje). Lo de gastarlos como moneda de cambio es genial, pero lo de las "misiones" propuestas... pffff, soberbio! Creo que me lo llevo sin envolver ;-)

José Ramón dijo...

¡Hola Eva! Muchas gracias por tu entusiasmo :) Es agradable ver que son útiles a los colegas las ideas que se nos ocurren, es bueno saber que uno no está perdiendo la cabeza :P Un abrazo.

Adelaida Martín Bosque dijo...

José Ramón, es buenísimo! Genial, como siempre! ¿Los tíquets comprados en Tiger? Qué raro 😃😃😜

M. del Campo dijo...

¡Hecho! Ya lo he adaptado a mis clases de coreano :) ¡Gracias por la idea, profe!

Elena dijo...

¡Es genial! ¡Me encanta! Buenísimas ideas y además jugando y con secretos que a mí me encanta... Gracias por compartir. La semana que viene lo hago.

laburbujadele.wordpress.com