27 agosto 2010

Leyendas urbanas... ELE

Estos días ando inmerso en la lectura de Mentiras populares. Leyendas urbanas y otros engaños, del periodista e investigador Bruno Cardeñosa, conductor del mítico programa La Rosa de los Vientos de Onda Cero -del que soy asiduo oyente vía podcast- desde el fallecimiento del maestro Juan Antonio Cebrián.

Al mismo tiempo, como ya he comentado hace unos días, he decidido abrir un blog paralelo a este y complementario que he llamado Notas de JRamónELE que me obliga a estar mucho más atento a todo lo que ocurre alrededor de mis clases.

Uniendo ambas situaciones, se me ha ocurrido plantear a los profesores de E/LE la posiblidad de compartir las leyendas urbanas que circulan por nuestras clases y que descubrimos por medio de las reacciones o comentarios de nuestros alumnos.



Por ejemplo, ayer mismo en un curso de B2 me comentaban dos alumnas polacas que su profesora de español les había dicho que el pretérito perfecto se utiliza cuando hacemos referencia a acciones terminadas que han ocurrido en un período de tiempo que no pase de las 23 horas desde que ocurrieron hasta el momento en que se habla y que desde el momento que pasan esas horas, automáticamente, se pasa a utilizar el pretérito indefinido para referirse a la misma acción. Me quedé mudo al escuchar la explicación y, en el fondo, lo que se descubre es el concepto de gramática y de lengua que subyace a dicha explicación que se centra en una serie de normas y reglas que se aplican cual fórmulas matemáticas y obvia el sentido profundo que tiene la lengua como vehículo para relacionarse con el mundo y con las personas.

Si quiero poner distancia de un modo consciente porque tengo la intención de que mi interlocutor entienda que estar dos horas esperándole en la puerta del cine y que se ha pasado tres pueblos, puedo elegir el pretérito indefinido para decirle que llegué hace dos horas, ¿qué pasa? mientras que si llamo a casa tras un viaje de 19 horas a Japón, tras recoger las maletas y llegar al hotel, les diré que he llegado ahora mismo, hace sólo dos horas, y ya estoy en el hotel. Vamos, digo yo...

¿Os animáis a compartir las leyendas urbanas -sobre gramática, sobre cultura...- que han pasado por vuestras clases y ante las que debemos estar atentos? ¡Ánimo! Estamos deseando leerlas...

--
Créditos de la imagen | KenobiwanX

14 comentarios:

Fernando García Gutiérrez dijo...

Yo, invitao, hasta un post. Jejeje.

Pero me he quedado colgado con lo de las 23 horas, y media ¿ya no? ¿o sí? ¿o depende? En fin, tonterías que se dicen por no saber, ni querer pensar, y creer que hay que tener siempre todas las respuestas.

Se oyen también muchísimas cositas tan peregrinas como esa cuando se comenta el subjuntivo. Parece ser más fácil dictar una norma, real o inventada, que comunicar las dudas propias en los procelosos caminos de la comunicación, las intenciones y los sentidos de las cosas.

Kialaya dijo...

Lo peor es cuando las leyendas urbanas se las inventan y circulan los alumnos entre ellos sobre la documentación que hay que entregar por ejemplo para ciertas gestiones administrativas en la educación. Yo ya he escuchado de todo. "Es que me dijeron que no tenía que entregarlo hasta después". A ver chaval, quién? Quién te dijo eso exactamente? Ermm, no sé, un amigo de una amiga que tb lo tenía que hacer... Ya, y si él te dice que me tienes que hacer el pino aquí para que te sea válido el documento tb le haces caso? Y qué tal si miras en la página web donde está perfectamente detallado el documento que debes entregar y la fecha en que debes hacerlo? No sé, digo yo que sería una buena idea en vez de hacerle caso a un amigo de un amiga, no? :-)

Fernando García Gutiérrez dijo...

Anoche no tenía yo la cabeza para recordar leyendas, pero esta mañana me he acordado pronto de una de las que más me ... "gustan".

Respuesta de "compañer@" de Lengua: "Ah, claro, pero cómo no te va a gustar a ti dar clase, tus alumnos van porque quieren, eso es otra cosa".

Ya, osea, que se imaginan un aula idílica de guirirs obedientes y silenciosos porque "quieren aprender", y no ven que hay gente de 70 y de 15 en la misma aula, analfabetos y licienciados en la misma aula, senegaleses y neoyorkinos en la misma aula, ...

Ya he tenido un par de veces la ocasión de meterlos en un aula de A1, la segunda semana, y que lidiaran una "fácil clase" de esas. Y, claro, patinazo.

Ah, por cierto, la respuesta del profesor de lengua "imaginario" es a la pregunta: ¿por qué no enfocas tu docencia a métodos más comunicativos y menos estructurales?, por ejemplo.

Mª Isabel González Martínez dijo...

Buenas... Me ha pasado como a Fernando con lo de las 23 horas y también me parece que es producto de la manía que tenemos a veces los profesores de querer saberlo todo o no dejar al alumno sin respuesta. En lugar de pararse uno un poco a pensar a veces. Pero eso es harina de otro costal y no voy a entrar en temas de explicaciones gramaticales.

¿Leyenda urbana gramatical? Pues, no recuedo ahora mismo ninguna. Así que, no sabría explicarte ninguna.

A mí sobre todo me atacan con preguntas relacionadas con la historia de España o con nuestras costumbres. Hay un libro que anda circulando por ahí, no recuerdo el título, lleno de topicazos sobre los españoles: que si nos pasamos el día de fiesta, que si todos dormimos la siesta, que si todos bailamos flamenco, que si somos así, que si somos asá.

Si es fuera del mundo E/LE, el clásico es: ¿Eres profesora de español? Anda, pues eso también puedo hacerlo yo. Toma castañas. Hablo español luego puedo enseñarlo. En fin... Ya me gustaría ver a más de uno de los que me ha dicho eso explicándole a un extranjero porque en determinadas circunstancias usamos el imperfecto y en otras el perfecto simple o el perfecto compuesto. Ea, de castigo se lo imponía yo.

¡Ay! ME acabo de acordar ahora que hace unos años una alumna británica (no recuerdo si era inglesa, escocesa, galesa o irlandesa del norte) me contó que tenía unos amigos que pensaban que en España se vivía como en salvaje oeste. Según aquellas personas no teníamos electricidad ni agua en las casas. En fin, cosas del imaginario colectivo.

José Ramón dijo...

Sí, lo de las 23 horas es alucinante, la verdad... pero creo que convencí a las chicas :)

Muy buenos los tópicos de clase que comentan Fernando y Maribel. El de "hablo español, ergo puedo ser profesor de español" es de lo más común. Yo entré en contacto con esa "leyenda urbana" con mis alumnos escandinavos. De hecho, una noruega me dijo una vez que su "profesor cubano de español en Bergen" le explicó que -atentos- el subjuntivo no existe... ¡toma ya! Yo le escribí tres frases en inglés pidiéndole que las tradujera. A los dos días, en el e-mail de vuelta, ahí estaban los tres subjuntivos :)

Lo de los alumnos super motivados también es un clásico. Cierto que es muchos, la mayoría, sí, pero también, como dice Fernando, tenemos en clase de todo, en edades, nacionalidades, intereses, necesidades, actitudes y aptitudes... y con ese toro hay que lidiar.

De la parte burocrática prefiero no hablar... me supera, la verdad.

Francisco Herrera dijo...

Imagino que lo de las 23 horas surge cuando se explica la alternancia pp/indefinido basándose en ayer/hoy. A mí también me ha pasado que me han preguntado los alumnos si es una cuestión de reloj (ayer a las 23.59 - indefinido / hoy a las 00.01 pp). Menos mal que la gramática cognitiva ayuda a hacer más claros estos conceptos.

Tengo que pensar más casos de este tipo y preguntaré en mi sala de profesores. Igual sale para un libro Creative Commons con @jramon de editor.

Javier Villatoro dijo...

- "ser" indica permanencia y "estar" un estado transitorio.
- ah, vale. y "estar muerto", entonces?
- ah, sí, es verdad. es interesante comprobar cómo la religión católica y la fe en el más allá se encuentran perfectamente reflejada en la gramática española. si es que lengua y cultura, ya se sabe...

:O

eRoman dijo...

Aparte de lo típico de que Felipe II ceceaba (y por ello se extendió el uso de la fricativa interdental sorda en la variedad del centro-norte de España) o de la lucha constante contra la idea de que las mayúsculas no tienen por qué acentuarse, mientras que los demostrativos con función anafórica necesitan la tilde obligatoriamenente, me sorprende escuchar entre alumnos y compañeros de profesión que algunas variedades del español son mejores que otras. De hecho, intentar eliminar ese prejuicio se ha convertido en una batalla personal... aunque reconozco que me queda mucho antes de poder cantar victoria.

Daniel Jiménez dijo...

Se me ocurren:
1. El subjuntivo no es usado en la vida corriente de los hablantes. Se trata de un registro extremadamente culto que no hace falta conocer para arreglarse en la comunicación. Esta circula entre alumnos.
2. El método comunicativo no funciona con alumnos chinos- Sin duda, mi favorita. Esta circula entre profesores.

José Ramón dijo...

Javier, el de ser y estar que cuentas y la explicación basada en la influencia católica en España sí que es un clásico.

Francisco, cojo la idea de pensar en un librito...

Las de Daniel también son buenas... como la de que en los enfoques comunicativos no hay gramática... y tan anchos.

Guillermo Gómez dijo...

Buff, la explicación de las 23 horas me ha dejado K.O. Me echo a temblar de sólo pensar en la cara de susto que tendrían mis estudiantes después de esa explicación.

Ahora mismo no se me ocurre ninguna leyenda urbana de mis clases, pero ya voy a recolectar alguna entre mis compañeros.

Por cierto, la idea de libro recopilatorio es muy buena :)

José Ramón dijo...

Gracias por vuestro esfuerzo, colegas. Ya ando liado con eso del libro.. si es que no se le puede hacer caso a Francisco, acaba liándote siempre... jejeje

Postearé la idea del libro y las leyendas que he recopilado entre mis compañeros, las vuestras y las que he rescatado de mi memoria.

Yono Hesido dijo...

Hola! me llamo Elena y soy profe de español, me ha encantado tu blog y me he reído mucho con esta entrada y los comentarios. La frase que has puesto en negrita me parece tan difícil de explicar a los estudiantes... en fin, yo también metía la pata cuando comecé, pero era sin duda por falta de preparación: nunca había enseñado español a extranjeros, y las dudas de mis alumnos me dejaban fuera de juego. Como dice Mª Isabel, no vale sólo con hablar el idioma.

un besico!

José Ramón dijo...

Hola Elena.
Muchas gracias por tu comentario y me alegro mucho de que os sirvan las reflexiones que comparto en este espacio.
Sobre lo que dices, creo que es fundamental el proceso de reconocer los errores > reflexionar para mejorar > compartir las reflexiones y las intuiciones.
Como siempre dice Maribel, ya termino porque me enrollo mucho.