12 octubre 2009

Formación 2.0 de profesores

Desde que Internet irrumpió en nuestras vidas nada ha vuelto a ser como era. Mucho ha cambiado desde aquella forma de concebirse ese nuevo invento (que ahora denominamos web 1.0 y que se entendía, básicamente, como medio de comunicación y fuente de información y, por lo tanto, desde esa realidad reflexionábamos para llevarla al aula de E/LE) y la tan manida comparación con la biblioteca de Borges a la revolución de la web social o web 2.0... y lo que queda por venir y está llegando ya.

Desde mi punto de vista, Internet ya no es un lugar al que acudimos cuando necesitamos cubrir una necesidad particular (informarnos, entretenernos, comunicarnos) sino una dimensión más de la persona que debe desarrollar como tantas otras. Este cambio de paradigma se pone de manifiesto en el cómo hacemos las cosas de un tiempo a esta parte: cómo organizamos un viaje, cómo nos relacionamos, cómo enseñamos las fotos del cumpleaños, cómo compramos, etc. Son tales los cambios que han llegado al aula y ya hablamos de educación 2.0 o de escuela 2.0.



Este cambio de paradigma del que estamos hablando y que afecta a la educación está provocando que haya también una formación 2.0 de profesores que es radicalmente distinta a la formación que se podría apellidar de tradicional y que, esquemáticamente, podríamos apuntar del siguiente modo:
  1. Una formación que es autoformación e interformación, porque se da entre colegas que comparten experiencias, ideas, reflexiones, apuntes, intuiciones, dudas, investigaciones, conclusiones...
  2. Una formación horizontal que escapa de los espacios tradicionales (clases, cursos, congresos, encuentros, seminarios y, en muchas ocasiones, del e-learning y el b-learning) complementándolos, mejorándolos, personalizándolos, anticipándolos y actualizándolos.
  3. Una formación que es formación realmente continua ya que se produce gracias al intercambio diario en blogs, redes sociales, microblogging y comunidades.
  4. Una formación dinámica, creativa y colaborativa que se presenta en cualquier soporte (textual, hipertextual, visual, sonoro, audiovisual...)
  5. Una formación especializada en los temas, las perspectivas y enfoques, la transparencia de la experimentación y la libertad en la reflexión compartida.
  6. Una formación basada en la confianza. La creación de redes viene acompañada de un filtro de calidad que ejercen los miembros de mi red y los miembros de las redes de mis contactos. La confianza en la persona es el eje de todo esto.
  7. Una formación infinita y personalizada ya que nos conecta en redes y hace que los itinerarios de aprendizaje sean personales (que no individuales ni individualistas) y las vías de aprendizaje sean infinitas y se acoten en términos de interés, necesidad y tiempo.

--
Créditos de la imagen | Peter Fuchs

No hay comentarios: