22 julio 2009

Sobre lo que hacemos en clase y su utilidad

Esta mañana, alrededor de las nueve y veinte de la mañana, se producía esta conversación en clase:

A: ¿De qué depende la elección de indicativo o subjuntivo en una frase de este tipo: busco un chico que habla/hable español?
B: Es subjunto porque dice un chico y no el chico.
C: Sí, es subjuntivo. Además, porque dice busco y eso es porque no conoces al chico.

Otro diálogo que no se ha producido esta mañana pero que bien podría haber pasado (es más, incluso ha podido desarrollarse en algún momento en la misma clase o en otra clase parecida en cualquier parte del mundo):

A: ¿Por qué decimos esta mañana no he desayunado?
B: Porque hay esta mañana.



Probablemente os suenen estas situaciones y esos argumentos. A mí me encantan porque nuestros alumnos, probablemente (mal) inducidos por los manuales, los profesores, las explicaciones, etc. se centran únicamente en un tipo de relación horizontal entre las palabras. Para nuestros alumnos, el uso del pretérito indefinido depende directamente de la palabra pero, les pregunto y me pregunto yo, cuando están tomando una caña en un chiringuito en la playa, ¿esperan que alguien se acerque por detrás y les susurre al oído ayer?

El usuario de una lengua debe elegir todos los componentes de su discurso en función de su intención comunicativa pero eso de la intención comunicativa suele ponerles nerviosos. Sin embargo, el portátil está encima del libro y el libro está debajo del portátil, aunque puedan parecer frases sinónimas, no lo son, por una pura cuestión de intención comunicativa, de pragmática o de contexto. Por otra parte, esto es totalmente lógico porque hay muchos profesores que, en muchas ocasiones, lo que hacen es adiestrar a nuestros estudiantes para que complente con éxito ejercicios y exámenes.

Consecuencias:
  1. Los alumnos hacen los ejercicios muy bien pero no pueden hablar.
  2. Los profesores entienden que un contenido ha sido asimilado cuando los alumnos hacen bien los ejercicios aunque haya un desfase entre conocimiento gramatical y competencia comunicativa.
  3. A causa de (2), si los ejercicios de gramática se hacen bien, se pasa de unidad.
Razones:
  1. Los profesores se dejan llevar por la inercia del día a día.
  2. Las propuestas comunicativas surgen en momentos de inspiración y creatividad del profesor cuando tiene tiempo libre, poco estrés y no se preocupa en exceso de su cuenta corriente.
  3. Los profesores no se mueven en función de los objetivos.
  4. Los profesores empiezan a construir la casa por el tejado. La secuencia objetivos>tarea o actividad final>necesidades>contenidos>secuencia de actividades se ve prostituida ya sea porque una actividad que hay en un libro o en la red convence al docente por el envoltorio y no por su adecuación a unos fines.
La solución pasa por aclararnos sobre lo que debemos hacer en clase y en ese proceso tiene gran importancia tener bien definido el concepto de tarea que debe ser capaz de realizar un alumno para llegar a alcanzar unos objetivos propuestos. Martín Peris, Zanón o Estaire dieron muy buenas definificiones de tareas. A partir de las suyas -y de otras- yo manejo una definición de tarea que tiene las siguientes características:
  • Tiene una estructura pedagógicamente adecuada, es decir, tiene unidad. Esto significa que se puede trabajar en un tiempo limitado (con principio y final) y tiene objetivos claros y determinados.
  • Está abierta, en su desarrollo y en sus resultados, a la intervención activa y a las aportaciones personales de los alumnos.
  • Es verosímil, realista, factible, próxima, interesante y útil para el alumno.
  • Requiere que el alumno, para su realización, ponga su atención, principalmente, en el significado, aunque facilita momentos en los que deberá poner el foco de atención en la forma.
  • Persigue un producto final, que debe ser comunicativo.
  • Es evaluable por parte del alumno, que debe ser capaz de saber si ha alcanzado los objetivos planteados.
A raíz de esto, y como forma de concluir, aprovecho para recomendar el vídeo que Francisco Herrera y Emilia Conejo elaboraron sobre las tareas 2.0.

--
Créditos de la imagen :: Lemanz

No hay comentarios: