26 mayo 2009

¿Vendrá Cristiano Ronaldo al Madrid? Una reflexión cognitiva

No lo sé y mentiría si dijera que no me importa nada, aunque no me importa tanto como para publicar un post sobre el tema. He hablado de este asunto más de una vez con dos buenos amigos, profesores y amantes del fútbol –mucho más que yo, que tiendo más al baloncesto–, y me ha hecho darme cuenta de algo.

Los tres en casa tomando una caña, hablando de lo divino y de lo humano, es decir, pasando sin ruborizarnos de las pizzas que vamos a pedir al último libro de Carlos Fuentes o de Cristiano Ronaldo a los cuadros de Matisse… y en esas idas y venidas, me doy cuenta de que cuando hablamos de la posibilidad de que el Real Madrid fiche al futbolista portugués, hay uno que cree que al final “no vendrá” al Madrid mientras otro asegura “que sí, que sí irá”. El que dice que no cree que no va a venir al Madrid es merengue, el que piensa que sí va a ir es culé.

Desde un punto de vista cognitivo (las metáforas orientacionales que explicaban Johnson y Lakoff) se argumenta que la percepción del propio cuerpo determina la forma de relacionarnos con el mundo, de experimentarlo y, en consecuencia, de referirnos a él por medio del lenguaje. Este ejemplo viene a confirmar esta hipótesis por ampliación, es decir, mi cuerpo –y no sólo el físico sino todo lo que me identifica, en este caso mi equipo como parte de mi yo–, define mi elección del verbo ir o venir al referirme a la misma acción desde el mismo lugar físico. Si bien es cierto que la elección de ir o venir se explica en función de la relación del hablante con el destino del movimiento y, por consiguiente, podríamos defender que hay quien dice, desde Málaga, que va a ir al Real Madrid porque no está en Málaga y que va a venir al Real Madrid porque está en España (en oposición a Inglaterra, donde juega ahora), la realidad es que, en el caso concreto que he expuesto más arriba, lo que determina que un hablante escoja ir y el otro venir es, simplemente, el posicionamiento afectivo (¿idológico?) de uno y otro como seguidor del Madrid (venir al Real Madrid) o del Barça (ir al Real Madrid) aunque ambos discutieran y se tomaran las cañas en Málaga.

No debemos pasar por alto esta reflexión con nuestros alumnos, como una extensión del significado y uso de estos verbos que tantas dificultades les producen a muchos de ellos. Se podría –se debería– vincular con el caso de llevar-traer, que van de la mano, en este mismo sentido: dicen que Florentino Pérez ¿va/viene? al Madrid otra vez y ¿lleva/trae? a Cristiano Ronaldo y Kaká. Esta experiencia del propio cuerpo determina la visión del mundo para nosotros y para nuestros alumnos y debe ser una llave que usemos docentes y discentes para la asimilación de estos contenidos.

5 comentarios:

David Vidal dijo...

Me ha gustado mucho tu reflexión, aunque a mí lo de las metáforas futboleras, como que no me va mucho. Mejor me habría venido que hablásemos de qué grupos va a ir a Benicassim y cuáles van a venir al Primavera Sound (aunque yo esté ahora en Pamplona).

La cosa es que incides en algo fundamental, a saber, que la lengua no es un objeto extrínseco al individuo que se aprende, sino más bien una herramienta para batallar con el mundo.

La pregunta ahora es síes posible enseñar algo que no se aprende...

Miguel Ángel dijo...

Muy buena entrada. Clara y efectiva. Enhorabuena.

José Ramón dijo:
'la percepción del propio cuerpo determina la forma de relacionarnos con el mundo, de experimentarlo y, en consecuencia, de referirnos a él por medio del lenguaje'

Qué razón tienes. Aunque la no presencia no justifica la no existencia, bien es cierto que la no presencia sí puede justificar, o mejor dicho, sí puede explicar, la no sapiencia... ¿o no? A fin de cuentas... cada uno conoce el mundo en tanto en cuanto interacciona con él, lo que no influye en tu vida (no importa si lo conoces o no) no habrá exisitido para ti cuando hayas muerto.

¿Se me entiende?
:-?

Dorys dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
World Wide Parapsychological Association dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Alina Lucía dijo...

Este es un punto de vista del personal de la maestra?
Lo siento, yo no entiendo muy bien el sentido del artículo;
Usted quiere expresar lo que se quiere decir?