09 noviembre 2010

Borges, Twitter y yo

Que otros se jacten
de las páginas que han escrito;
a mí me enorgullecen
las que he leído.
(Jorge Luis Borges)

Me acerco ¿peligrosamente? a los 300 followers en Twitter, lo que me ha hecho pensar un poco en lo que Twitter significa para mí. Creo que coincido con estos versos del poema "El lector" de Borges y podría reescribirlos de este modo:

Que otros se jacten
de los followers que tienen;
a mí me enorgullecen
los tweets de mis followings.

Calidad literaria aparte (de mi poema, claro, no del del maestro argentino), es indudable la importancia que tiene esta herramienta para mí y como parte de mi PLE, sobre todo, porque los enlaces que me aportan, las recomendacioes que me hacen, las reflexiones e ideas que comparten, los acontecimientos que se siguen por medio de los hashtags, etc. han pasado un filtro de confianza y de calidad: el de los tuiteros a los que sigo.

Hay un concepto, no verbalizado probablemente, que llamaría prestigio tuitero. Dícese del buen nombre o estimación que los followers sienten no sólo (no tanto) por la persona que tuitea -a la que, en un altísimo porcentaje de casos, no se conoce- sino por su labor de compartir reflexiones, materiales, enlaces de interés, noticias, apuntes, recomendaciones.

Suelo poner siempre el mismo ejemplo. De entre los cientos o miles de artículos (o blogs) relacionados con cualquier tema de mi interés que hay en la red, el que alguno de los tuiteros a los que sigo recomiendo uno porque lo está leyendo (o porque está suscrito a él) supone para mí una llamada de atención y ese artículo (o blog, por seguir con ambos ejemplos) sube como la espuma en mi listado de prioridades. Y no falla :)

2 comentarios:

Miguel Ángel dijo...

Enhorabuena :)
Ahora, a seguir deleitándonos con tus siempre acertados tuits ;)

José Ramón dijo...

¡Gracias compa!
Y tú que los veas... los respondas y los retuitees... ;-)