04 abril 2009

Atando cabos. Docentes de E/LE en transición

De la inteligencia colectiva, el manifiesto RenGen, la transition culture y la web 2.0 en la enseñanza deE/LE (1 de 5)

Debemos atar los cabos para que no se nos desmadeje el asunto que tenemos entre manos. Excepto, aparentemente, en el caso del maestro argentino Jorge Luis Borges –que aparecerá varias veces en este artículo–, tenemos una capacidad limitada de leer, por cuestión de tiempo, e Internet va generando una cantidad tan enorme de textos interesantes que la sensación de insignificancia que uno tiene ante las bibliotecas sean nada en comparación con la que tenemos si queremos estar al tanto de todo lo que nos interesa (y no hablo de todo lo que se publica) en la red. Por ello, debemos ir atando cabos o, al menos, eso es lo que yo creo que necesito hacer en estos momentos.

Considero que el banco en el que quiero sentarme tiene cuatro patas y este ejercicio de redacción tiene más un objetivo terapéutico (o de psicoanálisis, tal vez) más que divulgativo pero, claro, cómo no compartirlo con los colegas (por aquello del compañerismo o, si se quiere –y vuelvo a recordar a Borges– por cierta variante de la vanidad).



1. De la inteligencia colectiva

George Pór, uno de los principales teóricos de la inteligencia colectiva, la define en su blog como la “capacidad de las comunidades humanes de evolucionar hacia un orden de una complejidad y armonía mayor, por medio de mecanismos de innovación como de diferenciación e integración, competencia y colaboración” (traducción de Wikipedia).

Por su parte, Pierre Levy plantea, en la introducción de su libro Inteligencia colectiva. Por una antropología del ciberespacio que
La inteligencia y la pericia humana siempre han estado en el centro del funcionamiento social. Nuestra especie ha sido muy justamente llamada sapiens. Por otra parte, hemos indicado que a cada espacio antropológico correspondía un modo de conocimiento específico. Pero entonces, ¿por qué llamar Espacio del conocimiento al horizonte nuevo de nuestra civilización? La novedad, al respecto, es al menos triple; tiene que ver con la velocidad de evolución de los conocimientos, con la masa de personas llamadas a aprender y a producir nuevos conocimientos y tiene que ver, en fin, con la aparición de nuevos instrumentos (los del ciberespacio), capaces de hacer surgir bajo la bruma de la información paisajes inéditos y distintos, identidades singulares propias de este espacio y nuevas figuras sociohistóricas.
Este primer cabo o primera pata del banco, ya de partida, se ensambla a la perfección con las demás. Y, si no, nos bastará con leer lo que el MIT Center for Collective Intelligente propone en la página principal de su sitio web:
While people have talked about collective intelligence for decades, new communication technologies—especially the Internet—now allow huge numbers of people all over the planet to work together in new ways. The recent successes of systems like Google and Wikipedia suggest that the time is now ripe for many more such systems, and the goal of the MIT Center for Collective Intelligence is to understand how to take advantage of these possibilities.

Our basic research question is: How can people and computers be connected so that—collectively—they act more intelligently than any individuals, groups, or computers have ever done before?'
La pregunta es inteligentísima y me la repito en voz alta: ¿cómo se pueden conectar las personas y los ordenadores para, de esa forma, actuar de modo más inteligente que cualquier individuo, cualquier grupo o cualquier ordenador lo haya hecho antes? Y esa cuestión me ponen en relación las herramientas de la web 2.0 con los principios metodológicos del enfoque por tareas. Pero a ello iremos un poco más adelante, cuando encolemos el banco.

Este principio de la inteligencia colectiva tiene una consecuencia directa en la creación colectiva que en ámbitos como el teatro, la pintura, la literatura o el cine tiene ejemplos desde hace mucho tiempo. Un caso particularmente interesante, por cuanto nos afecta en nuestro día a día, es el del periodismo participativo. Shayne Bowman y Chris Willis, autores de Nosotros, el medio lo definen como
el acto de un ciudadano o grupo de ciudadanos que juegan un papel activo en el proceso de colectar, reportar, analizar y diseminar información. La intención de esta participación es suministrar la información independiente, confiable, exacta, de amplio rango y relevante que una democracia requiere.
Podríamos etiquetar todo esto que venimos diciendo con términos como participación, colaboración, creación, conexión, horizontalidad, intercambio, inteligencia, conocimiento o construcción, de modo que cada etiqueta nos dirigiera a otra de la red, probablemente la gran etiqueta de toda esta historia.

Mientras escribo estas líneas me viene a la mente la famosa cita atribuida a George Bernard Shaw que recomienda el intercambio de ideas: “Si tú tienes una manzana y yo tengo una manzana e intercambiamos las manzanas, entonces tanto tú como yo seguiremos teniendo una manzana. Pero si tú tienes una idea y yo tengo una idea e intercambiamos ideas, entonces ambos tendremos dos ideas” y la deliciosa puesta en práctica de esas palabras que hicieron Luis Buñuel y Salvador Dalí en 1929 al intercambiar ideas y crear de forma colaborativa el filme surrealista Un chien andalou. Hoy en día, el fenómeno Wikipedia ha tomado el testigo y ha hecho de las wikis un recurso didáctico de excelente eficacia.

--
Atando cabos. Docentes de E/LE en transición. 2ª parte
Atando cabos. Docentes de E/LE en transición. 3ª parte
Atando cabos. Docentes de E/LE en transición. 4ª parte
Atando cabos. Docentes de E/LE en transición. 5ª parte

No hay comentarios: