23 abril 2009

El talento del lector

23 de abril, Día del Libro, post obligado aunque mi pasión por las letras no me deje escribir ñoñerías. Así pues, aprovecho para hacerme eco de dos temas relacionados: 1) la celebración del Día Sin Libro de Texto que, como dicen en su wiki, "surge de un grupo de enseñantes preocupados por la tiranía del libro de texto"; y 2) el manual de instrucciones de las actividades Ikea que ha publicado Lola Torres en el blog de Nodos ELE. Interesantes propuestas ambas (de las que, todo hay que decirlo, me he enterado vía Twitter).

El homenaje a la literatura, mejor que yo voy a hacerlo compartiendo el primer párrafo del artículo que Enrique Vila-Matas ha publicado hoy en las páginas de El País con el mismo título que esta entrada:
Cuando despertaron del ensueño de las hipotecas y de aquel poderío económico que habían creído eterno, cuando despertaron en pleno centro del torbellino que lo arrasaba todo, el libro seguía ahí. Era asombroso, nada ni nadie había conseguido alterarlo, nadie lo había movido del lugar de siempre. Miraron incrédulos, parecía mentira. Allí estaba, totalmente imperturbable. Años de barbarie no habían podido con él, y ahora, a principios de aquel siglo que había comenzado con la gran borrasca, el libro estaba allí para recordarles o simplemente informarles, por si no lo sabían, que la literatura habla un lenguaje distinto, no opresor, muy diferente al resto de los lenguajes perversos que nos esclavizan con sus tiranías cotidianas: el lenguaje económico, político, religioso, familiar, televisivo.

No hay comentarios: